Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

LIEBHERR-AEROSPACE visita CIDETEC con motivo del kick off del proyecto europeo ECOLAND

10/05/2018
LIEBHERR-AEROSPACE Lindenberg GmbH visitó CIDETEC Surface Engineering con motivo del lanzamiento del proyecto ECOLAND “Development of ECO-friendly protection procedures for LANDing gear aluminium alloys”. Este proyecto, liderado por CIDETEC, cuenta además con la participación de LVH Coatings (Reino Unido) y CTME (Miranda de Ebro). El proyecto, financiado por Clean Sky JU dentro del Programa Horizonte 2020, cuenta con una dotación presupuestaria de 347 k€ y una duración de 18 meses.

Actualmente LIEBHERR-AEROSPACE Lindenberg GmbH es un referente en la industria aeronáutica Europea como fabricante de trenes de aterrizaje y sistemas de control de vuelo y accionamiento. Con este proyecto la empresa pretende desarrollar un tratamiento alternativo al anodizado crómico basado en la anaforesis y que cumpla con la normativa REACH. La anaforesis consiste en la aplicación de un recubrimiento orgánico por inmersión mediante la aplicación de corriente eléctrica. Tiene la ventaja de que permite el pintado sin necesidad de aplicar imprimaciones previas. Ello lo hace doblemente interesante al permitir reducir tiempos de aplicación (el tiempo de producción disminuirá en torno al 55 %) y a la vez sustituir con un solo recubrimiento dos que habitualmente contienen Cr(VI) (las sustancias que contienen este elemento serán prohibidas a partir de 2024 en cumplimiento del Reglamento europeo REACH), como son el anodizado crómico y las imprimaciones actualmente en uso. El tratamiento desarrollado durante el proyecto se aplicará, principalmente, sobre aleaciones de aluminio de la serie 7000, muy utilizadas en las aplicaciones aeronáuticas donde se requiere resistencia mecánica. Mediante esta mejora se espera incrementar la vida útil de los componentes tratados en un 25 % respecto a los sistemas tradicionales anodizados y pintados, y reducir los costes de fabricación como mínimo en un 30 %. Además, gracias al nuevo sistema de recubrimiento se podrán tratar piezas con geometrías más complejas, lo que permitirá diseñar trenes de aterrizaje más ligeros.

Compartir: